diumenge, 25 de maig de 2014

Per dolços moments. Melmelada de maduixes i xocolata.





"No se conoce la razón 
pero una fresa 
puede hacer que el alma se ponga al rojo vivo, 
hasta el fondo."

(Jens August Schade -poeta danés-)




I altre vegada, ja hi tornem a ser, s’apropa final de mes i, amb ell el dia de publicació del repte AsaltaBlogs, el meu preferit, l’últim diumenge de mes.

Aquesta vegada el blog assaltat és Más dulce que salado, el blog de la Mara, que cuina des d’Almeria, un munt de delícies. He de dir que m’ha estat molt difícil escollir una recepta, i que m’he n’he anotat unes quantes per més endavant, que cauran segur, però després de llegir de dalt a baix el seu fantàstic blog, m’he quedat amb la primera que vaig veure: melmelada de maduixes i xocolata.



Quan era més petita crec que em van començar a agradar les melmelades perquè a casa, tant el pare com la mare, els caps de setmana n’esmorzaven. Tinc la imatge del meu pare torrant el pa, només llevar-se i dels pots de confitura al damunt de la taula. Suposo que al créixer, vaig voler fer com ells i deixar els cereals per unes bones torrades acabades de fer.

Però més endavant, em vaig tornar de salat i la veritat és que les melmelades, només les toco per acompanyar formatges, foie, vinagretes…

Però, m’encanta fer-les.

Així que quan vaig veure aquesta recepta, directament, la vaig triar. No sabia ben bé què en faria –a casa ELL tampoc en menja-, i per això vaig llegir totes i cada una de les receptes de la Mara, però just el diumenge següent es celebrava el dia de la mare i vaig pensar que seria un bon regal. Ella sí esmorza melmelada.

I així ho vaig fer, vaig preparar un pot bonic i el vaig envasar al buit. I sabeu què? Em va sobrar melmelada i, sorprenentment, els dies següents vaig gaudir com quan era petita d’esmorzars de grans.



La curiosa història de la melmelada, ja us la vaig explicar amb la recepta de la melmelada de cireres, però no vull deixar d'explicar, al menys, una petita història.

La Revolució Francesa va suposar un canvi en els hàbits alimentaris, ja que la gent rica va començar a gastar-se els diners amb gastronomia, cosa que no s'havia fet abans, i els cuines van començar a investigar noves possibilitats per satisfer aquests nous clients. Per això, les conserves van passar de ser una necessitat de supervivència, a ser un producte de luxe.

Al 1795, un pastisser de París, anomenat Nicolás François Appert, va tenir la idea de posar els aliments en recipients tancats i escalfar-los al bany maria, donant, sense saber-ho, el primer pas cap a la implantació del procés d'esterilització, que més tard va esdevenir clau per a la indústria de les conserves.

D'aquesta manera, els aliments quedaven ben protegits de gèrmens i amb l'escalfor del bany maria, s'eliminaven els que podia contenir el propi aliment.

Anys més tard, les investigacions de Louis Pasteur van confirmar i donar base científica als descobriments que Appert havia aconseguit de manera empírica.



En fi, que si us agraden les maduixes i la xocolata, aquesta és la vostra recepta, perquè amb una mica de mantega al damunt d'una torrada, encara calentona, aquesta melmelada esdevé exquisida. 

A més a més, si esterilitzeu el pot com us explico a la recepta, us durarà mesos a la despensa.



Per fer aquesta deliciosa melmelada es necessiten els següents ingredients:

  • 500 gr de maduixes
  • 250 gr de sucre blanc
  • el suc d'una llimona
  • 2 cullerades soperes de cacau pur


En primer lloc s'han d'esterilitzar els envasos on posarem la melmelada i, per fer-ho, s'han de coure amb abundant aigua durant 30 minuts. I reservar, deixant-los assecar bé al damunt d'un drap net.




A part, s'han de rentar bé les maduixes sense treure el peduncle i, una vegada ben netes s'han de trossejar i col·locar-les en el cassó on farem la melmelada, amb el sucre i el suc de llimona i deixar que reposin un parell d'hores perquè les maduixes deixin anar tot el suc.




I ja es pot posar la olla al foc, a foc lent, remenant continuament amb una cullera de fusta i traient l'escuma que es vagi fent.

Ha d'estar coent, aproximadament, uns trenta minuts i ja estarà llesta. Ja veureu que de ser líquid passa a tenir textura de melmelada. També podem comprovar si està llesta, posant una culleradeta de la melmelada en un plat i si al posar-lo en vertical, aquesta no cau, és que està llesta, o traient la cullera i comprovant si al passar el dit per la part de darrera i deixar rastre de la ditada, la melmelada no torna a unir-se.




En aquest punt, s'ha de retirar del foc i afegir el cacau. Dues cullerades ben plenes. I remenar fins que sigui ben integrat amb la melmelada i no hi hagi cap grumoll.




Llavors s'ha de deixar que refredi uns cinc minuts i omplir els pots.

Si la melmelada la consumiu immediatament, només s'han d'omplir els pots i posar-los cap per avall fins que es refredin, perquè, d'aquesta manera es faci el buit i guardar, una vegada fred, a la nevera.




En canvi, si el que volem es conservar la melmelada un temps abans d'obrir-la, una vegada el pot sigui ple, s'ha de coure en una olla amb aigua que cobreixi la meitat del recipient, durant 15 minuts, apagar el foc passat aquest temps, i deixar que es refredi el pot a dins. 




I cap a la despensa. Si poseu la melmelada en un pot ben bonic i el guarniu una mica, és un bon regal. Jo li vaig donar un a la meva mare.




Com us he dit, no sóc d'esmorzar melmelades, però amb un bon pa fet a casa, una mica calentó i una mica d'aquesta melmelada, és impossible no començar bé el dia.





I que millor per acompanyar un esmorzar deliciós que una bona lectura? Us deixo amb un conte d'Émile Zola: Les Maduixes.


Las Fresas

I

Una mañana de junio, al abrir la ventana, recibí en el rostro un soplo de aire fresco. Durante la noche había habido una fuerte tormenta. El cielo parecía como nuevo, de un azul tierno, lavado por el chaparrón hasta en sus más pequeños rincones. Los tejados, los árboles cuyas altas ramas percibía por entre las chimeneas, estaban aún empapados de lluvia, y aquel trozo de horizonte sonreía bajo un sol pálido. De los jardines cercanos subía un agradable olor a tierra mojada.

-Vamos, Ninette, -grité alegremente- ponte el sombrero… Nos vamos al campo.

Aplaudió. Terminó su arreglo personal en diez minutos, lo que es muy meritorio tratándose de una coqueta de veinte años. A las nueve, nos encontrábamos en los bosques de Verrières.

II

¡Qué discretos bosques, y cuántos enamorados no han paseado por ellos sus amores! Durante la semana, los sotos están desiertos, se puede caminar uno junto al otro, con los brazos en la cintura y los labios buscándose, sin más peligro que el de ser vistos por las muscarias de las breñas. Las avenidas se prolongan, altas y anchas, a través de las grandes arboledas, el suelo está cubierto de una alfombra de hierba fina sobre la que el sol, agujereando los ramajes, arroja tejos de oro. Hay caminos hundidos, senderos estrechos muy sombríos, en los que es obligatorio apretarse uno contra el otro. Hay también espesuras impenetrables donde pueden perderse si los besos cantan demasiado alto.

Ninon se soltaba de mi brazo, corría como un perro pequeño, feliz de sentir la hierba rozándole los tobillos. Luego volvía y se colgaba de mi hombro, cansada, afectuosa. El bosque se extendía, mar sin fin de olas de verdor. El silencio trémulo, la sombra animada que caía de los grandes árboles se nos subía a la cabeza, nos embriagaba con toda la savia ardiente de la primavera. En el misterio del soto uno vuelve a ser niño.

-¡Oh! ¡fresas, fresas! -gritó Ninon saltando una cuneta como una cabra escapada, y removiendo las brozas.

III

Fresas desgraciadamente, no; sólo freseras, toda una capa de freseras que se extendía por debajo de los espinos. Ninon ya no pensaba en los animales a los que les tenía auténtico pánico. Paseaba osadamente las manos por entre las hierbas, levantando cada hoja, desesperada por no encontrar ni el menor fruto.

-Se nos han adelantado -dijo con una mueca de enojo-. ¡Oh! busquemos bien, aún debe haber alguna.

Y nos pusimos a buscar concienzudamente. Con el cuerpo doblado, el cuello tendido, los ojos fijos en el suelo, avanzábamos a pequeños pasos prudentes, sin arriesgar una palabra por miedo a que las fresas se echaran a volar. Habíamos olvidado el bosque, el silencio y la sombra, las amplias avenidas y los estrechos senderos. Las fresas, sólo las fresas. A cada manchón que encontrábamos, nos bajábamos, y nuestras manos agitadas se tocaban por debajo de las hierbas. Recorrimos así más de una legua, curvados, errando a izquierda y derecha. Pero no encontramos ni la más mínima fresa. Freseras magníficas sí, con hermosas hojas de un verde oscuro. Yo veía los labios de Ninon repulgarse y sus ojos humedecerse.

IV

Habíamos llegado frente a un ancho talud sobre el que el sol caía de lleno, con pesados calores. Ninon se acercó al talud, decidida a no buscar más. De repente, lanzó un grito intenso. Acudí asustado creyendo que se había herido. La encontré agachada; la emoción la había sentado en el suelo, y me mostraba con el dedo una fresa pequeña, del tamaño de un guisante y madura sólo por un lado.

-Cógela tú -me dijo con voz baja y acariciadora.

Me senté junto a ella en la parte baja del talud.

-No, tú la has encontrado, eres tú quien debe cogerla -respondí.

-No, dame ese gusto, cógela.

Me negué tanto y tan bien que Ninon se decidió por fin a cortar el tallo con su uña. Pero fue otra historia cuando se trató de saber quién de los dos se comería aquella pobre pequeña fresa que nos había costado una hora larga de búsqueda. A toda costa Ninon quería metérmela en la boca. Resistí firmemente, luego tuve que condescender y se decidió que la fresa sería partida en dos.

Ella la puso entre sus labios diciéndome con una sonrisa:

-Vamos, coge tu parte.

Cogí mi parte. No sé si la fresa fue compartida fraternalmente. Ni siquiera sé si saboreé la fresa, tan buena me supo la miel del beso de Ninon.

V

El talud estaba cubierto de freseras, de freseras como es debido. La recolección fue abundante y feliz. Habíamos puesto en el suelo un pañuelo blanco, jurándonos solemnemente que depositaríamos allí nuestro botín, sin comernos ninguna. En varias ocasiones, no obstante, me pareció ver que Ninon se llevaba la mano a la boca.

Cuando terminamos la recolección, decidimos que era el momento de buscar un rincón a la sombra para desayunar a gusto. El pañuelo fue religiosamente colocado a nuestro lado.

¡Dios bendito! ¡Qué bien se estaba allí sobre el musgo, en la voluptuosidad de aquel frescor verde! Ninon me miraba con ojos húmedos. El sol había puesto suaves rojeces en su cuello. Cuando vio toda mi ternura en mi mirada, se acercó a mí tendiéndome las dos manos, en un gesto de adorable abandono.

El sol, luciendo sobre los altos ramajes, lanzaba tejos de oro a nuestros pies, en la hierba fina. Incluso las muscarias se callaban y no miraban. Cuando buscamos las fresas para comérnoslas, comprobamos con estupor que estábamos tendidos de lleno sobre el pañuelo.

FIN

(Émile Zola)


                    TEXTO O DESCRIPCION




34 comentaris:

  1. Hola Marta Martita!
    Para que el enlace sea más óptimo te recomiendo que revises la lista porque es mejor que copies y pegues directamente la URL de la receta , si no no funciona el enlace!
    Y of course buen dulce asalto!!
    Bss

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias guapa!! Creo que ya lo he arreglado!! un besazo!!!

      Elimina
  2. Això es un pecat... Pintassa!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Moltes gràcies Manu! Em sembla que tu també has pecat bastant... ;) ptons

      Elimina
  3. Rica combinación de sabores, es como una tarta en un bote jejejeje, te has hecho con un tesoro.
    Muy bien explicado compi, feliz domingo
    Lxx

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias! Que ilusión me ha hecho tu comentario! Un beso

      Elimina
  4. He provat la de taronja i cacau...perø aq de maduixes encara ha de ser millor...jo com més gran em faig més mermeladera em torno! Petons!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ostres Mònica! Doncs t'encantarà!! Prova-la!! Un pto

      Elimina
  5. Yo soy un embotador compussivo, este mes fresas con cardamomo, fresas con hierbabuea, fresas ¡Con cúrcuma! Pero mira lo de las fresas con chocolate no se me ocurrió, aunque ahora me voy al bosque a ver si Ninon sigue buscando fresas. Besísimos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hahaha! A mi tampoco se me había ocurrido! Por eso fue rebuscar por la cocina de mara, ver la receta y robarla sin piedad! Hahahaa! Besos

      Elimina
  6. Riquísima esta mermelada, se ha convertido en mi preferida . Te ha quedado preciosa en ese tarro , seguro que a tu madre le encantó el regalo. Gracias por el asalto!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias a ti Mara!! Ha sido todo un placer asaltar tu cocina! Besos

      Elimina
  7. Todavía no he probado la mermelada de ese sabor pero no tengo duda de que tiene que ser una maravilla!!! Mmmmmmm

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si que lo es Sandra! Muchas gracias guapa! Un beso

      Elimina
  8. Esta receta la voy a hacer seguro, me llama muchísimo la atención pero estoy convencida de que me encantará.
    Besitos :D

    ResponElimina
    Respostes
    1. Marta, seguro que te encanta! Queda deliciosa! Muchos besos

      Elimina
  9. Tiene que estar de muerte esta mermelada por dios!
    Un beso!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hahahaha! Muchas gracias guapa!! Besos

      Elimina
  10. menuda mermelada!! debe estar de lujo! no la he hecho nunca de este tipo y no tardare en hacerlo! besos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias guapa!!! Un abrazo

      Elimina
  11. Me l'ha vaig mirar de reülls però per molt que combini les maduixes amb la xocolata no em vaig fer a la idea. Si dius que esta rica m'ho crec, bon assalt. Petons.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Laura, la veritat és que jo tampoc les tenia totes, però em va sorpendre molt, positivament! Molts petons

      Elimina
  12. Es una de esas mermeladas que no me puedo perder, la he probado hecha pero no casera y como siempre lo casero es muchisimo mejor :)
    Un buen asalto!!!
    Petonetsssss

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bea, pues si la has probado hecha, pero no casera, casera te encantará! Es deliciosa! Beso!

      Elimina
  13. Qué buena esta mermelada!! Tengo que animarme y hacerla, porque desde luego no tiene desperdicio! Besotes

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias Nieves! Un beso!!

      Elimina
  14. Me ha parecido una gran entrada!! Tiene que estar riquísima.
    Esta mermelada espero poder hacerla este verano porque tengo unas plantas de fresas, a ver que producción tengo jaja.
    Un gran asalto.
    Besiños

    ResponElimina
    Respostes
    1. Alaaaa! Que suerte!!! Me encantaría tener plantas de fresas!! Muchas gracias por tu comentario, guapa! Besos!!

      Elimina
  15. se ve deliciosa. Buen asalto
    besos

    ResponElimina
  16. Què buenas las mermeladas que nos permiten disfrutar de las frutas aunque no sea su temporada...
    Te ha quedado genial. Enhorabuena por tu asalto!!

    ResponElimina
  17. Muy buena... yo suelo hacer una mermelada de plátano y chocolate que quita el sentido, así que me imaagino que esta estará de rechupete. Me quedo a seguirte de mil amores, para no perderme nada de nada.

    Un saludo
    Elena
    http://mrmlada.blogspot.com

    ResponElimina
  18. Amb cacau deu ser una autèntica delícia! Ja m'estic imaginant esmorzar amb algun d'aquests pans tan bons que acostumes a fer!
    I presentat en aquests pots tan xulos, tens tota la raó, un detallet molt maco!

    Petons guapa!

    ResponElimina
  19. Qué rica!! Nunca se me habría ocurrido hacer la mermelada con cacao. ¡Genial asalto! :)
    Muás
    Gallecookies

    ResponElimina

Moltes gràcies pel teu comentari! Em fa molta il·lusió la teva visita!